DIA 16 / 2017

I want to believe… en los principios de diseño

Quien más, quien menos, todos alguna vez hemos tenido que responder a preguntas sobre nuestro trabajo. ¿Por qué has puesto ese elemento ahí? ¿Por qué elegiste este color y no otro? ¿Por qué usaste una barra de navegación en lugar de un menú?


Se supone que un buen diseñador debe ser capaz de responder a todo esto porque en algún momento durante el proceso de diseño ya se ha enfrentado a esas preguntas y les ha dado respuesta.

Los grandes diseñadores, sin embargo, idearon una forma de ahorrarse tener que dar tantas explicaciones. Habréis notado que algunos profesionales del diseño comienzan sus exposiciones hablando de los porqués, de los principios que hay detrás de su pensamiento y que guiaron sus razonamientos. A veces, cuando el diseñador es muy bueno, consigue hacerte entender los valores esenciales de los cuales surgieron todas sus decisiones.

¿Qué son los principios de diseño?

Cuando hablamos de principios de diseño, podemos referirnos a varias cosas:

  • Principios generales del diseño (por ejemplo, el eje, la simetría, la jerarquía, el ritmo…)
  • Principios de diseño de negocio: diseño de servicio, diseño de producto,…
  • Principios de diseño web: últimamente se habla mucho de los principios atómicos de diseño (átomos, moléculas, organismos, plantillas, páginas), pero también de los principios del diseño de interacción y de otras mil cosas…

Aquí me voy a referir a los principios -cualquiera- que nos ayudan a tomar las decisiones de diseño que afectan al día a día de nuestros proyectos: conceptos simples pero potentes que guiarán las decisiones de diseño de nuestro equipo durante el proceso de trabajo.

Si queremos acercarlo más a algo tangible, entenderemos por principio aquello que explica el racional que hay detrás de nuestros sistemas de diseño.

¿Cómo crear un buen set de principios para un proyecto?

En mi opinión, lo primero que hay que hacer es creer en ellos. Yo he sido siempre bastante escéptico porque raras veces me he topado con principios que realmente merecieran la pena. Las más de las veces tengo la sensación de que son palabrería hueca, charlatanería de consultor que no se puede traducir a nada concreto y que podría valer para casi cualquier proyecto. Pero un día leí los principios de Medium, y entendí que las cosas pueden hacerse de otra manera…

Llegué a ellos casi por casualidad. Estaba leyendo un artículo de Julie Zhuo, Product Design VP en Facebook sobre principios de diseño. Según ella, los buenos principios son los que:

  • Ayudan a resolver preguntas prácticas y hechas por gente normal en torno a decisiones de diseño específicas.
  • Se aplican a toda clase de decisiones de diseño: tanto a cosas que podamos pensar hoy como a preguntas que puedan surgir en el futuro.
  • Exponen un sentido de la pregunta ‘¿por qué…?’ muy orientado a los seres humanos, fácil de entender para todos, incluidos los no diseñadores.
  • Tienen un punto de vista con el que una persona racional podría estar en desacuerdo.
  • Generalmente se combinan con ejemplos ilustrativos que muestran cómo el principio se aplica a decisiones específicas.

La traducción es mía. Podéis leer su artículo original en: A Matter of Principle

Cuando continué leyendo algunas de las respuestas al artículo, encontré una de Dustin Senos, antiguo Head of Design de Medium, en la que contaba lo siguiente:

En los primeros días de Medium, durante un rediseño que bautizamos con el nombre de ‘Cocoon’, abordamos el proceso de diseño de manera diferente a como lo habíamos hecho antes. Escribimos los principios de diseño. […] Y sin embargo, los principios que creamos, más tarde volvieron a aparecer de continuo en nuestras críticas y en nuestros brainstormings.

En lugar de afirmar objetivos obvios del tipo ‘Medium debe de ser hermoso’ (los objetivos no son principios), creamos un marco que nos obligó a enumerar dos palabras positivas opuestas entre sí. Los resultados generaron algunas tensiones y nos obligaron a ceder en algunas cosas…
‘Rápido vs. lento’, ‘Hermoso vs. feo’ son malos principios rectores porque pesan un positivo contra un negativo. Estos principios son tan inútiles (por obvios) que es difícil encontrar a alguien que no esté de acuerdo.

De nuevo, la traducción es mía. Podéis encontrar el original aquí: Creating useful design principles donde además tenéis disponibles los principios de diseño de Medium.

Tras leer esto, mi interés por los principios de diseño aumentó. Comencé a tomar notas y a recabar toda la información que pude. En una hoja de cálculo resumí los principios de varias empresas y marqué en verde aquellos principios que me inspiraban. En rojo señalé aquellos que me parecían demasiado genéricos. A partir de ahí, traté de sacar conclusiones.

Crea principios relacionados con tu producto / servicio

Medium lo hace perfectamente cuando enarbola el principio ‘evolving over finalized’. Todo en esta plataforma se diseña teniendo en cuenta que el usuario tiene que poder trabajar y re-trabajar sobre su escrito, compartirlo, añadir notas y permitir que otros las añadan. Dicen que ‘no querían diseñar libros impresos para internet’.

El proceso es casi tan importante como el resultado final. Lo importante es que el usuario escriba. Que no se distraiga. Por eso prefieren ‘direction over choice’. No dejan que el usuario cambie el tipo de letra, o el formato del título, o la caja del texto… Es lo que es, y el usuario sólo tiene que escribir. En Medium saben cómo quieren que sea el producto que ofrecen, y lo diseñan para que sea así.

Crea principios sabiendo quién es tu usuario

Los principios de la plataforma de diseño UX PIN se adaptan como un guante a su actividad específica. Es una herramienta de diseño para diseñadores, así que se han enfocado a la realidad de un diseñador profesional.

Uno de sus principios es ‘sin distracciones’, y lo explican diciendo que su interfaz debe ser transparente: la importante es la interfaz que está diseñando su usuario, por lo que ellos tratarán de pasar desapercibidos. (Pensad en la interfaz de Illustrator y en la interfaz de Sketch…).

Por otro lado, han detectado que los usuarios aumentan sus niveles de estrés cuando tienen muchos elementos en la pantalla, de modo que han simplificado la interfaz para que muestre solo opciones contextuales (‘interfaz adaptativa’), como hace Pages, o Keynote, y además han rodeado cada botón por ‘espacio’ para que unas cosas no aparezcan pegadas a otras (como sucede en Photoshop, por ejemplo…)

Firefox conoce bien a sus friki-usuarios, y ha diseñado su explorador para tener por defecto la mejor experiencia de usuario posible, pero ellos saben que sólo será perfecta (esa experiencia) cuando el usuario haya cogido el explorador y lo haya hecho suyo. Por eso hay infinitas posibilidades de customizar Firefox. Lo han llamado ‘tú ayudas a hacerlo’

Crea principios sabiendo cuáles son los problemas que quieres resolver

En el buscador Bing se esfuerzan por promover que sus usuarios exploren más de un resultado, de modo que lo trabajan todo sobre el principio ‘muestra un poco, y ofrece mucho más’, proponiendo que todo se diseñe incentivando el acceso a los resultados.

Pinterest, por ejemplo, ya sabe que es una plataforma para exploradores, de modo que intenta resolver el problema de los errores. Tratan de diseñar todo para que el usuario no se equivoque y navegue con facilidad dando saltos de un sitio a otro haciendo exactamente lo que tenía en mente. Pero piensan que cada movimiento que haga el usuario debe ser reversible: si accidentalmente hace algo que no produce los resultados que estaba buscando, tiene que ser obvio cómo corregirlo. A esto, ellos lo han llamado ‘irrompible’.

Google ha establecido como uno de los principios de su lenguaje de diseño Material Design el famoso ‘motion provides meaning’. Para resolver el problema de la continuidad, y dirigir la atención del usuario hacia donde debe estar, diseñan interacciones basadas en el movimiento. Y esto lo arrastran a todo lo que hacen.

Crea principios pensando en los distintos contextos

Otro de los principios de Medium es ‘appropriate over consistent’. Están dispuestos a romper la coherencia de sus diseño si el resultado fuera más apropiado para el sistema operativo, el dispositivo o el contexto.

De igual forma opera la web gov.uk cuando dice ‘be consistent, not uniform’, aludiendo a que los principios de diseño no deben ser una camisa de fuerza. Cada circunstancia es diferente.

Igualmente, nada debe impedir mejorar los principios o cambiarlos en el futuro cuando se encuentren mejores formas de hacer las cosas o las necesidades de los usuarios cambien. (¿Os acordáis de los primeros iOS, con sus metáforas y su esqueumorfismo? Estuvo bien mientras fue necesario. Y desapareció cuando todos aprendimos a manejar un smartphone…)

Crea principios por comparación

Uno de los principios tras IBM UX es ‘descubre, pruébalo y cómpralo’. Ellos tratan de diseñar la transición perfecta entre probar y comprar un software. Dicen que una experiencia de descubrimiento ideal ocurre cuando las personas sienten que encontraron las cosas por sí mismas. Piensan que probar un producto debe ser tan atractivo como probar un automóvil por primera vez. Diseñan para que su experiencia de compra de software sea tan simple y directa como comprar un café… La idea es recurrir a experiencias por todos conocidas para diseñar algo similar.

Intenta no crear principios…

Ovbios, con los que todo el mundo estaría de acuerdo. ¿Quién querría una web lenta1, fea2, complicada, impersonal, mal hecha, ineficiente, inconsistente, que no cubra ni sus básicos, inservible…?

Que tengan que ver con el modo de trabajo: empezar con las necesidades de los usuarios, diseñar con los datos, iterar… En realidad podrían no ser considerados principios de diseño, sino formas de afrontar el proyecto desde el punto de vista del management. O, si queremos considerarlos principios de diseño, deberíamos darlos por supuestos. No aportan valor ni suponen algo diferencial de tu proyecto.

Que no te vayan a ayudar a desatascar bloqueos o discusiones de diseño algún día durante tu proceso de trabajo.

En resumen…

Si has empezado a creer que esto de los principios de diseño puede tener sentido, piensa en ello (en tu producto, en tu usuario, en tu proyecto…) y trata de explicar el porqué de las cosas que quieres que sucedan. Puede que te ayude…


1 Facebook mantiene ‘fast’ entre sus principios. Primero lo marqué de rojo por absurdo. El mundo cada vez va más rápido: a no ser que te dediques al mindfulness o al mundo zen, mejor que tu web cargue rápido. Pero luego leí un poco más sobre ellos, y descubrí que no lo ponen por poner algo. Es que en Facebook supeditan muchas decisiones de diseño a la velocidad de carga. Siendo que ellos sí son ‘Universales’ (otro de sus principios, aunque en este caso creo que sí lo han confundido con un objetivo…), piensan en gente del tercer mundo que opera con teléfonos 2G, y quieren que su experiencia sea buena.

2 Dicho esto, a mí me encantan las webs feas. El brutalismo web está de moda: Brutalism: BrutAl wEbsIteS for mOdern dAy webMAsTeRS o el artículo de Octuweb de la edición pasada: La Web Brutal [No me hago responsable de los resultados que os pueda devolver Google si metéis ‘brutalismo’ en su cajita de búsqueda…]

Pedro Pablo Moreno
Pedro Pablo Moreno

Me acerco al diseño desde otro mundo y no hago más que aprender. Apenas duermo. Escucho música, leo y trasteo por internet.